Una semana en Benidorm, en esta època del año, es una gozada.

Viaje sin incidencias, unos 400 Km, unas cinco horas contando una para el descanso.

Hotel MONTESOL ***, ubicación genial, muy cerca de la bisetriz que separa las playas de Levante y de Poniente, a cinco minutos reales de las mismas y de la zona comercial y las tabernas vascas. Habitación grande, con una pequeña terraza, baño nuevo, buerna ducha. Buffet correcto, sin aspavientos. 

El día 3 comenzó con un paseo matinal.

Posteriormente, el día era tan bueno que nos apeteció alquilar unas hamacas  y comer en un chiringuito de playa.

Nos fuimos luego para el hotel y nos arreglemos porque queríamos ir al cine. Estuvimos viendo "Cuestión de género", una película que comento en la sección correspondiente, pero que adelanto que le sobra todo menos los últimos quince minutos. Cena en el hotel y a descansar.

El día siguiente fue calcado al anterior.

 Lo único que varió fue la película. En este caso fue "La favorita".

El día que amanecía era nuboso pero sin aire ni frío.

Decidimos dedicarlo a visitar la isla de Benidorm, un paseo en barco y un pequeño submarino para mostrarte el fondo del mar. Fue genial todo, el trayecto y la visión de la profundidad marina. 

 

 

La isla , visible desde cualquier lugar de Benidorm, es una auténtica reserva de flora y fauna. Sólo un pequeño restaurante, con lo elemental, es compañero de las gaviotas.

 

 

El pequeño submarino nos esperaba.

 

 

De regreso a Benidorm, vamos fijando los recuerdos.

La comida nos esperaba, el descanso, salir a andar yo a paso rápido y una nueva sesión de cine, en esta ocasión "Destroyer" de Nicole Kidman, peliculón y sobre todo una interpretación espectacular.

Un tapeo por los vascos antes de recogerte en el hotel para un nuevo día.

Hoy el día amaneció nublado y algo frío. Aprovechamos que se celebraba el típico mercadillo de todas las localidades, para dar una vuelta por él. El día estuvo ocupado por un amplio paseo y las visitas gastronómicas de rigor. 

Esto se está acabando. Fijar las últimas imágenes de los paseos por la mañana sea tarea de futuro.

 

 

 

 

 

Al medio día habíamos quedado a comer con Fran y con Mari Ángeles. Nos gusta su compañía y además de una obligación familiar la convertimos en un deseado reencuentro. Fran está a punto de comenzar en su nuevo destinos y los nervios y la esperanza conviven en él en estos momentos. Con sus dos hijos abren una nueva etapa de su vida.

 

 

 

 

 

Paseo por la tarde por el hermoso Paseo marítimo. Esta casa me llama la atención desde la primera vez que vine por aquí.

Cena y a descansar de tanto trabajo. Es dura la jornada del turista.

Estamos cerrando ya esta semana. Hoy ha hecho un día para bajar a la playa así que lo aprovechamos. Comida en el chiringuito y por la tarde un largo paseo. Compras innecesarias pero que siempre se hacen, cena, maleta y a descansar.

El viaje de regreso lo hemos hecho sin ninguna incidencia. 

Hasta el próximo que, seguro no tardará en llegar.