Este partido ha terminado  por asentarse. No creo que termine desapareciendo. El PSOE podrá gobernar solo o con él, nunca contra él.

Un partido que nació fruto de la indignación social, que fue  objeto de críticas demoledoras legal e ilegalmente y que ahora empieza a recoger sus frutos. No sabemos a dónde puede terminar llegando, depende de la capacidad de sus líderes, de momento de  su líder, pero muy implantado en la universidad y entre técnicos muy cualificados.

Le falta hacerse con una imagen de implicación y la pérdida de Errejón le ha hecho mucho daño para su trasversalidad. Esperemos acontecimientos con él. Las elecciones municipales y autonómicas fijarán su verdadera talla cualitativa y cuantitativamente. Tienen las ideas claras.