A corto plazo el Partido Popular ha sido el gran derrotado en  estas elecciones de 28 de Abril.. Su fijación por extremarse le ha hecho confundir su discurso ante los electores.

Pablo Casado y su equipo no han estado a la altura, la prepotencia, la mentira continuada y el insulto han sido sus pilares y ése es un programa muy fragil.

El PP es un partido necesario para el Estado y creo, que como la hydra, será capaz de regenerarse aunque la travesía será larga. El resultado próximo de la elecciones europeas, autonómicas y municipales será decisivo, aunque creo que al margen de resultados, Pedro Casado está ya sentenciado. Demasiados enemigos internos en muy poco tiempo.

Necesita el PP ubicarse. Creo que el proceso pasará por Feijoo y por Pastor que deberán tratar de resituar al PP al menos con un pie en el centro.

Parece que ello dejaría espacio a su derecha. Creo que el crecimiento de VOX será mínimo o entrará en retroceso. Por sí mismo, jamás podrá en este país la derecha extrema ganar unas elecciones democráticamente, y tanto patrioterismo empezará pronto a aburrir. Asegurado ese flanco el crecimiento deberá orientarse hacia el conservadurismo europeista en la linea francesa especialmente. Este movimiento irá arrinconando a Cs entre dos frentes, PP y PSOE, ninguno de los cuales dejará de pisar el círculo central que es desde donde el balón se pone en movimiento.

El PP tiene que solucionar su problema territorial. Ha dejado de ser un partido nacional al quedarse sin representación en dos de las más potentes naciones de este Estado y es absolutamente imprescindible que recupere presencia. Difícil, pero no imposible.

Creo que Cs a medio plazo, será el gran perdedor de estas elecciones. Su enrocamiento soberbio le hará resucitar a Vulcano. Lo imagino como un pequeño partido liberal con muy escasa representación, la que le permitan el conservadurismo y la socialdemocracia. Morir de éxito que decía Felipe González.