Podría ser el partido estrella. Se quedó desubicado cuando Pedro Sánchez presentó la moción de censura. No supo aguantar. No es un partido de derechas al uso y sin embargo se empeña en serlo. Son más conservadores sus líderes que sus votantes. Venden bien pero tienen un serio problema. Son antinacionalistas y eso es un Estado, nación de naciones, es un hándicap para gobernar. Tienen que reciclarse rápidamanete porque todavía pueden hacerlo. Su lider es joven y con buen marketing pero puede quemarse muy rápido si no reacciona en estos momentos básicos y vuelve a ocupar el centro que no debió nunca de haber abandonado.