Por fin se terminó la cocina. Recordar que se nos había caído un mueble de los que hay colgado y había causado daños importantes. No tuvimos daños personales porque no estábamos en casa, en ese particular tuvimos mucha suerte.

Yo conocía a los "Hermanos Molina". Habían sido alumnos míos en Montillana, no demasido brillantes, la verdad, pero muy trabajadores, honestos y con un gran sentido comercial.

 

 A ellos le encargué el trabajo. La verdad es que tienen mucho trabajo y, desde Agosto, llegó Noviembre, pero llegó. Una vez empezado el trabajo se realizó sin las interrupciones tan molestas.

 

Se ha quedado muy bien. Vayan estas fotos como muestra del trabajo.

 

 

 

En este video podéis observar con detalle el trabajo terminado.

Esperamos tener suerte y que nos vuelva a ocurrir una cosa así.