Es una de las teorías que explican cómo se formó el Universo. Se supone que entre 20000 y 10000 millones de años atrás todo lo que existía estaba concentrado en un espacio pequeñísimo que soportaba presiones y temperaturas casi infinitas. Estas condiciones provocaron que esa "masa" explotara (lo que se llamó Big bang) y diera lugar a la formación del Universo. Con la explosión, la materia se fue expandiendo y enfriando y originó las galaxias, las estrellas y los astros.