El 24 de Septiembre de 1869 un grupo de financieros intentó acaparar el mercado del oro, pero lo único que consiguió fue provocar el pánico entre los inversores y una gran caída de las bolsas. A ese día se le llamó "Viernes negro" (Black Friday). Años más tarde, el 24 de Octubre de 1929, fecha en la que se inició la Gran Depresión y el "crack" de la Bolsa de Nueva York, también se le llamó "negro"; y el término se extendió a cualquier desastre que afecte a los mercados financieros.