LA EXTRAÑA.- Sándor Márai

         Rodeado del bullicio de las numerosas familias que veranean en el concurrido Hotel Argentina, en Dubrovnik, Viktor Askenasi, respetado profesor del  Instituto de estudios orientales de Paris, soporta a duras penas la asfixiante canícula de la costa dálmata.

Cercano a la cincuentena, el profesor ha emprendido un viaje en solitario por el Mediterráneo movido por una inquietud que lo perturba desde siempre y que lo llevó, unos meses antes,  a dar un vuelco radical a  su vida. Pese a haber descubierto un reducto de libertad, y estar dispuesto a asumir las consecuencias de sus actos como un paso ineludible en el camino hacia la plenitud, Viktor constata que esa libertad tiene otra cara imprevista que le sume en el desconcierto. Así pues, atormentado por la duda, en un arrebato llama a la puerta de la mujer desconocida con la que acaba de cruzarse en el vestíbulo del hotel, sin saber si del otro lado del umbral lo aguarda la penumbra de la locura o la luz de la verdad.

            Publicada en 1934, LA EXTRAÑA es una de las novelas más redondas de Sándor Márai; un texto breve y vibrante que narra un viaje hacia lo más desconocido del alma humana. Márai mantiene sin titubeos la tensión de un relato sobre la ambigüedad del amor, la angustia de la incertidumbre y el abismo de la soledad. Su inolvidable protagonista, Viktor Askenasi, es un hombre en busca de respuestas, un espíritu insatisfecho para quien lo que llamamos amor conduce apenas a una felicidad transitoria, antesala de la inevitable destrucción.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

  “Nada hay más difícil de explicar que un asunto privado. La gente lo clasifica todo en unas pocas nociones preconcebidas, como amistad, amor, matrimonio, aventura, infidelidad, y piensan que la vida cabe en estos conceptos. Pues no cabe”.

“Cuando uno hace experimentos con explosivos desconocidos, no permite que sus familiares entren en el laboratorio”.

“La embriaguez es más bien una aptitud que un efecto”.

 

 

“La satisfacción no se compra barata. Nadie quiere dar nada. Todo el mundo sólo quiere recibir….”