Tenía mis reservas con el espectáculo que proponía Falete.

Mi mujer es una admiradora y no podía dejarla con las ganas. Así que, desde hace tiempo había procurado unas buenas entradas, la fila 2 y el mismo día que volvíamos de Guardamar, nos preparamos para el evento.

Nos  encantó. Es una gran profesional.